Pastoral

Jesucristo, clave de la escuela cristiana

Escuela con proyecto de inspiración cristiana es aquella cuyo proyecto se entiende en la persona de Jesucristo, Dios y hombre. En un proyecto de inspiración cristiana, Jesucristo es la clave, la llave que permite la resignificación de los saberes, la reorientación de la acción y la apertura de un horizonte de esperanza trascendente. En una escuela con proyecto de inspiración cristiana todos los saberes se integran en la sabiduría cristiana, que es la capacidad del discernimiento hecho desde el lugar del pobre.

pastoral 01
pastoral 02
pastoral 03

Hacia un currículum mediador de la inculturación del evangelio

Lo específico de la escuela es lo educativo y eso se concreta en los contenidos. Lo específico de un plantel docente es su ciencia, su saber, su cultura. Lo que buscan los que se aproximan a una escuela, aún a una católica, es saber. Si la escuela quiere hacer una propuesta pastoral, entonces, tiene que hacer una propuesta pastoral desde el saber, una pastoral desde los saberes: si la pastoral educativa no está en lo académico, en las asignaturas, si no está ahí, sencillamente lo pastoral no está. La yuxtaposición de lo religioso-catequístico-litúrgico (cuando no es simplemente irrupción o interrupción de lo habitual para que nada cambie después) no es camino válido hacia la síntesis fe-cultura-vida.

Proponemos, como camino válido para la construcción de este tipo de pastoral, la reflexión crítica de las ciencias junto con la consideración atenta de lo que podríamos llamar el diálogo entre los aprendizajes científicos y las preguntas de la fe.

El modelo de acción pastoral

Una de las primeras conquistas metodológicas que hace la pastoral educativa es la de llegar a objetivos claros para no trabajar en vano, es decir, trabajar desde un proyecto generando espacios y tiempos de Oración, Misión y Solidaridad-Fraternidad, para fortalecer la formación integral de los alumnos, a través de experiencias significativas de fe al modo de San Francisco de Asís.

La Pastoral Juvenil  en el CEF

El CEF cree en la gran capacidad que tienen los jóvenes de ser evangelizadores de otros jóvenes. En estos últimos años nuestros alumnos han demostrado su fuerza para alentar a la comunidad educativa y su compromiso en el anuncio del Evangelio.

La figura del alumno animador o animador franciscano está contemplado en el complexivo de pastoral. Muchas veces se consumen energías y vidas de jóvenes en actividades, experiencias de grupo, sin una adhesión al mensaje cristiano. Lo que importa es que el animador sienta la “Vida de Comunión”, que tenga experiencia de fraternidad, y se dé cuenta de que el proyecto de Iglesia y de mundo se desprende de su trabajo, de su servicio desinteresado, de su opción por el otro que me necesita.

En conclusión, la animación debe insertarse de un modo consciente y corresponsable en el tejido vivo de la comunidad educativa o, quizá, deberá incluso estimularlo, si está adormecido.

COPYRIGHT © 2021 | Desarrollado por WABES